domingo, 29 de marzo de 2009

15. Quince días solito!!!

No había hecho ninguna actualización debido a que los últimos quince días han sido muy monótonos. Desde que Er partió para Costa Rica el 16 de marzo, no he hecho más que ir a trabajar y volver a la casa.

Estoy seguro que se preguntarán como he subsistido estas dos semanas, principalmente por la comida, pero no deben olvidar que hace una década viví solo por un año y aprendí a cocinar, bueno, en esa ocasión a subsistir fuera de las faldas de mi madre. Er dice que las cosas me quedan muy bien cuando cocino, porque tengo buen tacto para sazonar la comida. No crean que algunos días la pereza no me vencía y la comida congelada tenía sus "noches estelares", pero esas ocasiones fueron las menores.

La semana pasada tuve un antojo de carne roja, por lo que compré dos "steak" de media libra cada uno. Los sazoné con aceite de oliva, salsa inglesa, "especias italianas", pimienta y sal de ajo. Unas rodajas de cebolla acompañaron la cocción. Terminaron de completar el plato un poco de "wild & whole brown rice" con varias tajadas de tomate. No era algo muy gourmet o demasiado elaborado, pero con solo acordarme creo que hoy voy a repetir la experiencia con la otra media libra de carne que tengo adobada en el refrigerador.

Las únicas dos actividades que rompieron la monotonía de estas semanas fueron el domingo pasado (22/3/09) y este fin de semana. En la primera ocasión, Gaby me invitó a celebrar el cumpleaños de Alejandro y compartí con ellos, sus tíos y algunos primos. También ayer, que para observar el partido México-Costa Rica, Alejandro acondicionó una "platea mundialista" y Gabi se encargó de preparar algunas bocas, carne y yuca. Apesar de la pérdida de la Sele, la pasamos muy bien y luego disfrutamos del sufrimiento gringo cuando perdía por dos goles ante El Salvador y de su repunte para empatar.

lunes, 16 de marzo de 2009

14. De cumpleaños

La semana pasada fue intensa. No solo estaba de por medio mi cumpleaños, sino también el viaje de Er a Costa Rica y las pruebas aptitudinales que debía rendir a distancia (por la reorganización en que estamos en el BCCR).

Si bien mi natalio era el sábado -el mismo día que el número de esta publicación- este año decidí arrancar la celebración dos días antes. De regresó a casa debía bajarme en la estación de "Tenleytown", ir al supermercado exótico que descubrimos la semana pasada en el cual comprar alguna "delicatessen" y escoger mi queque de cumpleaños. Como es costumbre me dormí en el trayecto y me tuve que devolver dos estaciones. Al final de cuentas me decidí por una torta de frutas, dado que que este año iba a extrañar el pastel que mi prima Lucy siempre me prepara. El establecimiento tiene camarones frescos listos para consumir al instante y debo confesar que no me pude resistir: compre suficiente para la "celebración familiar". Por cierto, ese día aprendí que la fracción -por ejemplo 20/25- que acompañaba el tipo de camarón, se refiere al tamaño. Entre más pequeño este número, más grande el espécimen (la relación con el precio queda clara, ¿o no?).

Esa noche la pasamos con nuestra familia de Maryland. Gaby y Alejandro prepararon unas costillas a la barbacoa que estaban deliciosas e hicieron buena yunta con el ceviche de camarón que Ericka me ayudó a preparar. La partida del queque también sirvió para desearle buen viaje a Jeff, quién volaba hacia Dubai por razones de trabajo. Ericka le pedió un "animalito" característico de esa zona, por lo que no quiero ni pensar donde lo vamos a alojar si Jeff, con lo especial que es, decide cumplir con semejante encargo.

Propiamente el sábado nos fuimos de compras; en esta oportunidad tía Lilly no nos pudo acompañar. No vayan a creer que eran mis regalos, sino más bien algunos encarguitos, unas cositas para llevar y otras compritas para aprovechar el espíritu empresarial de Ericka. Así que a partir del martes 17 pueden acercarse a mi casa en CR, puede ser que también salgan con algunas compritas debajo del brazo: "buy American" -diría Obama.

Gracias a todos por sus mensajes, correos y felicitaciones. El hecho que me tuvieran en mente significa mucho.

domingo, 8 de marzo de 2009

13. "Saprihora" y buen clima

Conección de Repretel por internet $10, caja de bebidas $7, dip de cebolla $3,5, bolsa de tortillas chip $3. Gritar el gol de la victoria de tu equipo, frente a su archirrival y en la "saprihora", no tiene precio!!!

Lo tuve que vivir solo, con la única compañía de mis primos y sobrinos que estaban "conectados" e intercambiando impresiones, pues Er estaba dormida. No obstante, la "fiebre morada" me llevó a probar la conección desde temprano y estar pendiente de los detalles. También tenía la cámara web lista para llamar "al compañero", mi primo Minor, con cualquier gol saprissista pues estaba seguro de un buen resultado para las huestes moradas. En los minutos finales, cuando el "Paté" tomó la bola, encendí el micrófono nuevamente pues todos los ingredientes se presentaban para celebrar: estabamos en los minutos finales, cuando el Sapri suele meter la estocada; jugada de táctica fija, la especialidad de la casa y al frente de la situación uno de los mejores francotiradores del fútbol tico. Fuimos dos los que brincamos en el 540 de la calle Elmcroft: éste enmascarado de ropas negras pero por dentro morado y Er, por el susto antes mis gritos y brincos.

Cambiando de tema, para que mis seguidores liguistas o apáticos al fútbol no cierren el programa, este fin de semana nos trató mejor el clima. La temperatura subió alrededor de los 15º C y en algunas ocasiones hasta los 20ºC, lo cual consideramos el clima perfecto. Hace solo una semana, amanecimos con una de las mayores nevadas de los últimos años.

En la mañana del sábado fuimos al departamento de transporte del estado de Maryland para obtener la licencia, pero primero tenemos que aprobar un curso de 3 horas sobre drogas y alcohol, luego rendir un examen teórico y por supuesto la prueba al volante. Las ventajas que tienen los "candidatos a conductores" en esta área son que nunca se van a encontar con una cuesta como la de Barrio México o la Sagrada Familia - Hatillo y que el 99% de los vehículos son automáticos; así que todo indica que es prueba superada.

Debido a la mejora en el clima inició la inmigración de muchas aves, por lo que es frecuente ver a bandadas de patos salvajes cruzar el firmamento anunciando su paso o pequeñas especies fijando su residencia en los árboles de los alrededores. Ericka cree que un buho está alojado en el pino que está junto a la ventana de nuestro cuarto, así que intentaré logran un buen acercamiento del nuevo vecino.

Les adjunto una foto desde nuestra pequeña terraza, donde ya podemos permanecer sin los abrigos de esquimal.



video

miércoles, 4 de marzo de 2009

12. Noches dedicadas a Dionisio

He logrado relacionarme bastante con tres compañeros particulares: Sebastian, Rosina y Juan Carlos, de nacionalidad peruana, uruguaya y panameña, respectivamente. Como a menudo almorzamos juntos, tratamos diversos temas, que en su mayoria de las veces son superfluos. Hace semanas debatíamos sobre la procedencia de los mejores vinos de acuerdo a su categoría vitivinícola. Cómo no logramos concenso, decidimos realizar reuniones períodicas en diferentes sedes domiciliarias en las que cada uno llevara un vino de determinada categoría y así contrastar opciones. Serían noches de viernes dedicadas a "Dionisio".

La primera sesión se realizó el fin de semana pasado en el apartamento de Sebastian, dado que nadie tomaba la iniciativa Rosina utilizó la táctica de los compañeros de "Juan Santamaría", todos un paso atrás menos el susodicho anfitrión. Además, Sebastian tiene el "depto" más espacioso para estas actividades, según el punto de vista de la fémina del grupo. Además, como buenos caballeros, ella pudo decidir la categoría a degustar: Cabernet Sauvignon.

¡Que problema con la impuntualidad de los latinos! La cita era a las 8:00 pm, por lo cual había tomado las previsiones del caso para el viaje en metro y la distancia a recorrer; solo que olvidé comprar el queso que acompañaría mi vino chileno y debimos detenernos en el recorrido. Me sentí muy apenado al registrarme en el lobby del condominio y apuntar las 8:45 pm. - En honor a la costumbre tica - pensé en voz alta. Gran sorpresa me llevé cuando me percaté que apenas eramos los segundos y la pena se desvaneció cuando los últimos invitados ingresaron con dos horas y media de retraso. El castigo implícito para estos fue perderse de las primeras dos degustaciones.

El mejor de la noche fue el "Catena" argentino que llevó María, con 6 votos de 8 disponibles y por encima de las 7 botellas que abrimos ese día. Cabe señalar que mi amigo "Niebla" tiene razón respecto a los vinos californianos, tengo que quitarles esa "marca negra" que les había puesto.

En el orden usual (país de procedencia): Alberto (Perú), María (Argentina), Germán y Rosina (Uruguay), El Zorro, Sebastian (Perú) y Ericka.

domingo, 1 de marzo de 2009

11. Se aceptan donaciones

Algunos de mis compañeros han criticado el escaso decorado de mi oficina.

-Está claro que a unas cuantas semanas no pretendemos que tengas los dos estantes de biblioteca llenos - dijo uno de ellos cuando llegó a decirme que almorzaramos juntos - pero por lo menos comprate un cuadro.

Las oficinas sin decoración son muy deprimentes, así que ponle algo de color a la tuya - me dijo otra compañera.

Ante la insistencia, decidí pararme en la puerta y utilizar su perspectiva para ver que tanta razón tenían. Pues sí, el edificio del BID ya tiene sus años y aunque el color de mi oficina es agradable, es necesario poner un poco de vida en las paredes, maxime cuando no se tiene una ventana al exterior o al patio central.

Compré un cuadro de los que llamaría motivacional, con un paisaje que refleja la enseñanza del texto que lo acompaña. Cuando media la pared para colocarlo, me percate que el anterior ocupante me dejó un regalo si era capaz de encontrarlo: una pequeña reproducción de la obra de Dalí llamada "Metamorphosis of Narcissus". Así que ya tengo dos cuadros que le quitan la simpleza a mi oficina, aunque me hubiera gustado tener algo más autóctono de mi país.

Así que están notificados, se aceptan donaciones de póster de Tiquicia para llenar dos paredes que todavía tengo vacías (para detalles de la dirección ponerme un comentario).

10. Martes de carnaval

En CR teníamos la costumbre de "visitar" un establecimiento cercano a los tribunales de justicia de Guadalupe, donde la comida y el ambiente permitían que todos los días de la semana se mantuviera con clientela. Creo que Café Citron ha reemplazado ese lugar en estas semanas. Como el martes pasado (24/2/09) recibía mi primer pago, aprovechamos para ir a celebrar el primer mes en estas tierras y disfrutar del programa de "Mardi Gras" que ofrecía aquel lugar.

Anteriormente pensaba que el martes de carnaval era una costumbre que se celebraba solamante en algunos lugares, no obstante, cuando el correo del trabajo se me llenó de avisos provenientes de las oficinas del BID en cada país del caribe y de gran parte de Surámerica, me quedó claro que es una celebración importante en Latinoamérica. Ha de ser que como no celebro la Cuaresma, no me había percatado del asunto.

Al entrar en Café Citron nos percatamos que esa noche había concurso al mejor disfraz; bueno en realidad la traducción sería al atuendo más salvaje de la noche. Como entenderán, ni mi ropa de trabajo ni el frío permitían improvisar algo que nos permitiera unirnos a la festividad, tampoco tenía mi antifaz, capa y sombrero a mano, así que nos limitamos a disfrutar del ambiente. Las gambas al ajillo volvieron a deleitar mi paladar, el cual se ha ido acostumbrando paulatinamente a los diferentes platos picantes que por invitación o decisión propia he degustado. Las diferentes especias y la crema con que vienen los camarones de este plato lo han convertido en mi favorito.

No pudimos quedarnos al concurso, pero sí puedo dar fe que a las 10 pm no había nadie con un disfraz digno de concursar. Creo que estas actividades tienen más seguidores en los estados del sur, Luisiana por ejemplo, donde la temperatura en esta época es más condecendiente con trajes carnavalescos. Me quedó claro que debo al menos andar el antifaz en la bolsa del saco.